5 sept. 2011

Nueva Babilonia (i)



Entre los años 1956 y 1974 Constant Nieuwenhuys desarrolló una utopía urbana a la que llamó New Babylon. En un principio asociado Cobra, posteriormente a la Internacional Situacionista, y antes del fin de los 50 de manera independiente, Constant construyó maquetas para un urbanismo nuevo y sin fin,en el cual participarían todos los habitantes como agentes creadores gracias a la tecnología. Una red en continua transformación basada en la creatividad de todos y que devolvería al hombre liberado de las ataduras del trabajo al nomadismo.


Como principio de esta serie de posts incluyo a continuación la definición del propio Constant sobre el urbanismo unitario, tomada de La Nueva Babilonia, un libro editado por GGmínima que recoge unos cuantos textos del autor sobre su ciudad ideal.




-------------------------------------------------------------------------------------------


El principio de desorientación.


El espacio estático.
Es evidente que, en la sociedad utilitarista, la construcción del espacio se basa en un principio de orientación. De lo contrario, el espacio no podría funcionar como lugar de trabajo. Si consideramos el empleo del tiempo bajo la óptica de la utilidad, es importante no perder el tiempo y, por tanto, minimizar los desplazamientos entre el hábitat y el lugar de trabajo. Dicho de otro modo, el espacio es valorado en la medida en que funciona para este objetivo. Por este motivo todas las concepciones urbanística propuestas hasta nuestros días parten de la orientación.


El espacio dinámico.
Por el contrario, si pensamos en una sociedad lúdica, en la que se despliegan las fuerzas creativas de las grandes masas, este principio pierde su sentido. Una construcción estática del espacio no es conciliable con los constantes cambios de comportamiento que pueden producirse en una sociedad sin trabajo.
Las actividades lúdicas llevarán inevitablemente a una dinamización del espacio. El homo ludens interviene sobre su entorno: interrumpe, cambia, intensifica.
Recorre los trayectos y deja en todas partes las huellas de sus actividades.


Más que ser una herramienta de trabajo, el espacio se convierte para él en un objeto de un juego. Por este motivo quiere que sea móvil y variable. Al no tener ya necesidad de desplazamientos rápidos, nada se opone a que se intensifique y complique el uso de espacio, que para él es sobre todo un terreno de juego, de aventuras y de exploración.


Su forma de vida se verá favorecida por la desorientación, que hará que el uso del tiempo y del espacio sea más dinámico.


El laberinto.
Con el laberinto, la desorientación es objeto de una búsqueda consciente. En su forma clásica, la más sencilla, la planta de un laberinto muestra, en un espacio dado, el trayecto más largo posible entre la entrada y el centro. Cada una de las partes de este espacio es visitada, como mínimo, una vez: en el laberinto clásico no hay posibilidad de elección.
Más tarde se inventaron laberintos más complicados, añadiendo vías de salida o falsas pistas, que nos obligan a volver sobre nuestros pasos. Sin embargo, queda un único camino "justo" que nos lleva al centro. Este laberinto es una construcción estática que determina los comportamientos.


El laberinto dinámico.
La liberación del comportamiento exige un espacio social laberíntico, pero que al mismo tiempo pueda ser modificado constantemente. Ya no habrá ningún centro que debamos alcanzar, sino una multiplicidad de centros en constante desplazamiento. Ya no se tratará de extraviarse en el sentido de "perderse", sino en el sentido más positivo de "encontrar caminos desconocidos". Bajo la influencia de los "extravíos", el propio laberinto cambia de estructura. Se trata de un proceso ininterrumpido de creación y destrucción que yo denomino laberinto dinámico. De este laberinto dinámico apenas sabemos nada. Se entiende que un proceso como éste no podrá preverse o proyectarse sin que se ponga al mismo tiempo en práctica, algo que resulta imposible mientras la sociedad mantenga su carácter utilitarista. 


En una sociedad lúdica, la urbanización adoptará automáticamente el carácter de un laberinto dinámico. 


La creación y re-creación constantes de las formas de comportamiento exige una construcción y reconstrucción interminables de sus escenarios.


Esto es urbanismo unitario.


Constant.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...